«Terror» esa es la palabra que describe los días de lluvia en casa de Joaquina, una mujer de 73 que ve cómo su cocina se le cae encima. Su hija Piedad reconoce estar «desesperada, en Navidad estuvimos más tiempo achicando agua que celebrando, ya se nos han caído los azulejos de la pared y tenemos un agujero en el techo» una situación «insufrible» provocada por la «dejadez de la Junta a quien pertenecen estas viviendas de protección oficial y con la que ya llevamos 25 años lidiando para que arregle las cubiertas de los bloques» explica Inma Pedrajas, tesorera de la asociación de vecinos León Felipe.

Dar un paseo por un «barrio en el que se vive estupendamente, que es nuestro barrio y que hay gente magnífica», según José Pizarro, presidente e Inma Pedrazas vocal de la asociación León Felipe, y encontrar bloques de viviendas que «desde que la Junta de Andalucía las entregó, da problemas y como no se arreglaron han ido a más, convirtiéndose en un peligro para esos vecinos». Un ejemplo de ello es la casa de la madre de Piedad, esta joven nacida y criada en La Corza ve como la cocina de su madre se va deteriorando por cada gota que cae «los días de lluvia empezamos a temblar, el agujero del techo va a más, los azulejos se han caído, la lavadora dio corto circuito y ya no va y ya hemos tenido que cambiar dos frigoríficos».

Estos desperfectos en concreto, son provocados por el «mal estado» de la cubierta del edificio. León Felipe lleva años denunciando la situación que viven estos vecinos, «pues si hace más de 25 años que se construyeron los primeros bloques, ese es el tiempo que llevamos pidiendo que arreglen esta situación» comentan desde la asociación.

«Este es mi barrio, aquí tengo a mis vecinos, mis amigos y mi casa donde me he criado, no quiero mudarme por algo que además no es responsabilidad mía pero que hace que pasemos verdadero miedo cuando se acercan las lluvias» comenta Piedad. «¿Se caerá el techo encima, o no?» esa es la pregunta que se hace Carmen otra vecina que, aunque en menor medida, también tiene una importante gotera encima de uno de los dormitorios principales.

«Tienen que darse cuenta de que el problema va a más y que puede provocar una tragedia y entonces pondrán solución» cuenta la asociación «pero vamos, que no pensamos parar que seguiremos dando guerra hasta que vengan aquí y arreglen esto de verdad» sentencia José Pizarro, presidente de la asociación.

El solar de Baltasar Alcázar

La asociación León Felipe lleva años pidiendo la cesión de un «descampado» situado en Alfonso Fernández de Santillana con Rafael González Romero «Hemos tenido que limpiarlo los propios vecinos porque es un nido de plagas y nunca lo arreglan, si eso lo cediesen se podría utilizar para zona de ocio, un parque para niños o darle algún fin que puedan disfrutar los vecinos y no sea un problema para el barrio» explica José Pizarro, una nueva reclamación a Epsa, ahora Avra, que «siguen sin oír pero, sea como sea, acabarán oyendo».