Pedro Rodríguez de la Borbolla, Horacio Hermoso Araujo y Juan Fernández tienen en común que los tres fueron alcaldes de la ciudad de Sevilla y además sus nombres han quedado perpetuados para siempre en el nomenclátor del Distrito Sur, todos dan nombre a alguna calle de esta zona. Estos políticos fueron bastón de mando de la capital hispalense, pero… ¿cuáles fueron los hechos que los llevaron a permanecer en la historia del callejero de la ciudad?

El primero que llegó al poder fue Pedro Rodríguez de la Borbolla que gobernó Sevilla durante el año 1918 siendo miembro del Partido Liberal. No duró mucho en las altas esferas del poder, puesto que no fue un alcalde muy afamado entre las clases medias y los trabajadores. La llamada Unión Comercial, liderada por Pedro Fernández Palacio, acusó al alcalde Borbolla de comprar los terrenos de Tabladilla para la futura Exposición a un precio muy alto, con esta excusa movilizó a sus oponentes para que se manifestaran en su contra.

Según cuenta José Manuel Macarro en su libro La Sevilla Republicana, Borbolla intentó defenderse de estas críticas, pero sin resultado alguno. Al poco tiempo una nueva revuelta marcó el desenlace de este mandato. Un nutrido grupo de personas se dirigieron a la Peña Liberal gritando: «¡Abajo el caciquismo! ¡Muera Borbolla!». El contenido de estos gritos marcaron el epitafio de un sistema, pues Borbolla dimitió como alcalde de Sevilla.

Alcalde Horacio Hermoso

Alcalde Horacio Hermoso

Tras Rodríguez de la Borbolla pasaron por el «trono» muchos alcaldes. Fue un par de décadas después cuando llegó al poder otro de los políticos que marcó la historia del Consistorio sevillano y de las calles del Distrito Sur. Estamos hablando de Horacio Hermoso Araujo, que hoy día tiene una plaza en el Tiro de Línea, barrio donde residió desde su creación.

Nació en Sanlúcar de Barrameda, pero residió en Sevilla gran parte de su vida. Formó parte de Izquierda Republicana y las elecciones de febrero de 1936 le llevaron hasta el mayor cargo de la Casa Consistorial. Su corto mandato estuvo marcado por el desastre, duró menos de un año en el cargo.

Tuvo que hacer frente a varias desgracias en este corto espacio de tiempo. Nada más coger el bastón de mando se encontró con un desastre natural, las inundaciones del mes de febrero de 1936, en las que el río Guadalquivir tuvo relevantes crecidas, dejando daños importantes en varias zonas de la ciudad, incluso el psiquiátrico de Miraflores se quedó totalmente aislado. Pero la suerte no estaba de su lado y unos meses después, en la que es la semana grande para los sevillanos, se produjeron grandes altercados, varios grupos de personas intentaron boicotear la Semana Santa, aunque finalmente todo se arregló y las hermandades procesionaron vigiladas por policías.

Y como se dice popularmente: lo que mal empieza mal acaba, y una vez más el refrán se cumplió, el final del cargo de Horacio Hermoso estuvo marcado por la sangre, el 29 de septiembre de 1936 fue fusilado por militares dirigido por Queipo de Llano. Al poco tiempo estalló la Guerra Civil.

Alcalde Juan Fernández

Alcalde Juan Fernández

 

El último alcalde que completa el callejero del Distrito Sur es Juan Fernández. Llegó a la alcaldía en el año 1969, de los tres, Fernández fue el que más tiempo estuvo al mando del Ayuntamiento de Sevilla, desde el 69 hasta el 75. Este médico de profesión se recordará como el edil que trasladó la Feria de Abril a Los Remedios en el 1973.

Juan Fernández murió en el año 2011 a los 94 años de edad a consecuencia de una neumonía. Con él desaparecía el último eslabón de esta saga de alcaldes que sirvieron a Sevilla y que dan nombre a las calles de la zona sur de la capital.