Los vecinos del Polígono Sur celebran este jueves y miércoles el V Día del Medio Ambiente. La jornada se presenta dura, queda un largo día de trabajo por delante, pero los vecinos de la zona saben que si dan lo mejor de si mismos y aprovechan las horas para mejorar el aspecto de su barrio llenándolo de naturaleza, las nuevas generaciones que ahora juegan en terrenos baldíos, el día de mañana se divertirán rodeados de árboles, plantas y aprendiendo a cuidar la naturaleza.

arboles-poligono-surPor eso el despertar de hoy ha sido diferente, ilusionante y esperanzador. Agustina es voluntaria de la asociación Vencedores, ella lleva viviendo en el Polígono Sur desde su infancia, cuenta con nostalgía que nunca ha podido jugar en las plazas y en las calles del barrio con tranquilidad. A las 10 de la mañana, Agustina ha cogido una pala, se ha arremangado la camisa y se ha puesto a cavar un hoyo para plantar el primero de los muchos olivos que darán vida a la plazoleta de la calle Novelas Ejemplares.

Ella está segura que con esta iniciativa sus hijos estarán mejor jugando en la calle, rodeados de naturaleza, y al mismo tiempo aprenderán que hay que respetar los espacios comunes. «A los niños hay que inculcarles el cuidado y el respeto por el mobiliario urbano y por las plantas, si ellos ven que somos lo propios vecinos y familiares lo que estamos haciendo esta labor, lo cuidarán más », apunta Agustina.

Como Agustina, más de una decena de voluntarios ha participado en esta actividad, que hoy ha comenzado con la plantación de tres olivos. En los próximos meses pretenden llenar todos los alcorques con esta especie que representa la paz, un símbolo que como ellos dicen «puede traer muchos beneficios a un barrio en el que el respeto por lo demás se hace cada día más complicado».

A unos metros de la asociación vencedores, donde se estaban plantando los olivos, un grupo muy nutrido de hombres y mujeres se preparaban para adecentar su portal. Tan sólo les ha hecho falta unas latas, piunturas y unas cuantas plantas y la imagen del recibidor del edificio ha cambiado por completo su aspecto.

Maceteros de lunares y flores, motivos muy alegres diseñados y pintados desde el corazón de esos padres que buscan un hogar mejor y más bonito para sus hijos.La fiesta del V Día del Medio Ambiente se ha convertido en el Polígono Sur en una jornada para la esperanza y el cambio.