La Exposición Iberoamericana de 1929, contó con pabellones que nada tenían que ver con otros países del mundo. Algunos de ellos mostraban la labor de difernetes empresas españolas. Es el caso del Pabellón de Telefónica proyectado por Juan Talavera y Heredia.

La Compañía Nacional Telefónica pidió en el año 1925 tener presencia en este certamen con repercusión a nivel mundial. De esta forma, el pabellón sirvió para dar servicio telefónico a todos los países y entidades participantes en la Expo. La empresa aprovechó este espacio inigualable para mostrar los últimos avances en materia de telefonía. Como curiosidad, en este pabellón se inauguró la conexión telefónica con Argentina y Uruguay.

El edificio comenzó a construirse en el año 1925 y las obras acabaron en 1927. Talavera «tomó prestados diferentes elementos de edificios históricos andaluces, como la portada principal, inspirada en la del convento de Santa Paula o las galerías porticadas, que tienen como modelo los claustros mudéjares de San Isidoro del Campo y La Rábida. Yeserías, artesonados, paños de azulejos, forjas y apliques cerámicos completan un edificio de singular belleza a pesar de sus reducidas dimensiones y la sencillez de sus materiales», tal y como cuenta Sergio Harillo en su blog Cultura de Sevilla.

Cuando finalizó la Exposición del 29, el pabellón siguió cumpliendo con la función de enseñar la evolución del teléfono hasta la década de los 80, salvándose de la demolición. Hoy día, el Pabellón de Telefónica alberga la Fundación Forja XXI, una institución de carácter docente relacionada con el Medio Ambiente y la Jardinería. Recientemente, con motivo del centenario del Parque María Luisa ha estado abierto al público para su visita.

La Hermandad de la Paz se fundó en el Pabellón de Telefónica

Con motivo de la salida extraordinaria de  la Virgen de la Paz, que será el próximo día 13 de septiembre, cabe recordar que hace 75 años que el inició de esta hermandad se gestó en el Parque Farmacéutico del Ejército, que estaba situado en el Pabellón de Telefónica en el Parque de María Luisa. Allí realizaban su Servicio Militar muchos de los que después formaron parte de la cofradía de La Paz.

Tres de los integrantes en una charla cofrade imaginaron  lo que sería el paso de una cofradía por el Parque. Con esta idea deciden fundar una hermandad para que pasara por este incomparable lugar.

Imagen y fuente: Blog Cultura de Sevilla