Natalia es una niña de nueve años, como a todos los pequeños de esa edad, le gusta jugar, quedar con amigos y divertirse, pero sobretodo Natalia tiene una gran curiosidad por conocer cosas nuevas, aunque ella tiene una «limitación» y es que no puede oír. Esta discapacidad no le ha privado de hacer nunca lo que le gusta y hoy está descubriendo un nuevo mundo en el Parque María Luisa, el mundo de los árboles y plantas centenarias del pulmón verde de Sevilla y la historia de todos los monumentos arquitectónicos que se encuentran en este espacio.

Natalia y 30 personas sordas más han podido realizar hoy esta excursión cultural por el parque gracias a la Asociación Cultural de Integración de Sordo Oyentes y al Distrito Sur, que han enmarcado esta visita dentro de los actos conmemorativos del centenario del Parque María Luisa.

Esta jornada ha resultado apasionante para todos los asistentes. ellos han podido conocer todos los entresijos de los jardines cedidos por la infanta María Luisa gracias a Jacinto Martínez, presidente de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva que iba acompañado de dos traductores para que los excursionistas no se perdieran ni un detalle de los hechos que han acontecido en este recinto tan emblemático de la ciudad de Sevilla.

Han paseado por el Pabellón Real, por la Glorieta de los Hermanos Álvarez Quintero, por la Plaza de España o por el monumento a Bécquer, entre otros lugares, todos y cada uno han hecho las delicias de todos los presentes. Estas rutas se volverán a repetir durante la celebración de los 100 años del parque, aunque todavía no están determinadas las fechas de las próximas excursiones.