La espectacularidad y belleza de la Plaza de España han hecho que este lugar de la ciudad de Sevilla se convierta en muchas ocasiones en escenario de producciones cinematográficas. A lo largo de la historia del cine han sido varios los directores que han puesto sus ojos en la famosa plaza.

Los amantes del cine clásico recordarán como este emblemático sitio se transformó en la sede del cuartel general inglés de El Cairo en la galardonada «Lawrence de Arabia». Sus escalinatas, los puentes, sus arcos de medio punto y las torres que limitan el semicírculo enamoraron al director David Lean en el año 1962 para emular en Sevilla ciudades como Deraa, Jerusalén y Damasco.

Este largometraje, ganador de siete Oscar, llevó al mundo entero, a través de las pantallas, la Plaza de España. Y por lo que se ha visto a lo largo de la historia del séptimo arte, el proyecto de Aníbal González animó a maestros como George Lucas a rodar en el año 2002 parte de la «Guerra de las Galaxias» en en la plaza más conocida de Sevilla.

La Plaza de España se abría al público en esta ocasión en «Stars Wars: El Ataque de los Clones», donde los más de 50.000 metros cuadrados que la conforman daban vida a la fabulosa ciudad de Theed, capital de Naboo. Por ella pasearon su romance Amidala y el joven Anakin Skywalker.

Si a principios del siglo XXI la Plaza de España se convertía en el plató de una de las sagas más conocidas del celuloide, unos años mas tarde, en 2012, se transformaba en el palacio de un dictador árabe. Con cúpulas doradas y carteles totalitarios, la plaza sevillana acogió el rodaje de la película de Sacha Baron Cohen, «El Dictador».

Aventuras, humor, ciencia ficción, todo tipo de géneros tienen cabida en esta plaza de arquitectura regionalista. Por el momento, habrá que esperar para saber cual será la próxima película que inunde de magia este espacio inigualable de la capital hispalense.