La Plaza de España es visita obligada para todo aquel que se acerca hasta Sevilla. A simple vista, el turista puede creer que ha visto una de las maravillas de la ciudad, cuando se ha puesto a los pies del monumento de Aníbal González, ha dado un giro sobre sí mismo y ha apreciado el grandioso edificio, pero este emblemático lugar esconde una «joya» que pocos se detienen a admirar por desconocimiento. Es el Museo Histórico Militar.

Uno de los majestuosos corredores de la Plaza de España alberga este museo, entre la Puerta de Aragón y la Torre Norte. Su inauguración coincidió con el año de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Fue en el año 2000 cuando se remodeló para darle dos nuevas plantas. Esta reforma permitió recobrar la esencia del lugar, tal y como lo había pensado el creador de la Plaza de España, Aníbal González.

En sus más de 2.000 metros cuadrados, repartidos en 12 salas, se pueden ver verdaderos tesoros de la antigua Maestranza de Artillería de Sevilla entre los que destacan una amplia colección de armas portátiles fabricadas en ella y elementos de los diversos oficios, tales como guarnicionería o carpintería.

En total en el museo se custodian 5.000 piezas muy variadas. Desde arqueología industrial, ingenios bélicos, historia, arte y desarrollo industrial, hasta una colección con numerosos soldados de plomo, realizados a manos, que representan al Ejército.

Uno de los rincones que más llama la atención entre los que visitan el museo, es el despacho de Queipo de Llano. También sorprende entre los turistas que dejan atrás la muestra la colección de uniformes militares originales, los cañones y una gran colección de armas, desde la época medieval hasta el siglo XX. Una familia de excursionistas asegura que «estábamos visitando la Plaza de España y, buscando una sombra, nos hemos encontrado con este maravilloso museo. Aunque no te guste la historia militar sorprende gratamente y además es gratis.»

Visitantes en el Museo Militar. Foto: José Galiana

Visitantes en el Museo Militar. Foto: José Galiana

Exposiciones itinerantes

Además de las vitrinas que recogen gran parte de la historia de España, el museo organiza exposiciones itinerantes. El pasado mes de septiembre este espacio albergó la muestra «Milicia: una historia de soldados», que reunía más de medio centenar de óleos y una decena de esculturas de artistas de reconocido prestigio nacional e internacional y que han plasmado escenas en torno a distintas épocas del Ejército español.

Estas exposiciones puntuales animan al público a visitar el museo, ya que como apunta el subdirector del Museo Histórico Militar, José Antonio Hoces, «en el mes de septiembre hemos recibido a 8.000 personas».

Hoces adelanta que el próximo mes de noviembre habrá una nueva exposición durante todo el mes, «donde se podrá ver una bandera del ejército francés de la Guerra de la Independencia que se le ha pedido a la Catedral de Sevilla». Con motivo de esta muestra, la primera semana de noviembre, habrá un ciclo de conferencias sobre vexilología, para enseñar a través de un experto todo lo relacionado con el mundo de las banderas.