‘Respeta tu barrio’ puede leerse en un edificio que linda con la avenida Diego Martínez Barrio. Un simple mural que, en el caso de El Plantinar, no deja de tener carácter premonitorio…e imperativo. Según el mapa interactivo realizado por Sevilla Ciudad, se trata del barrio con más ancianos de toda Sevilla. Concretamente, un 32,38% de sus habitantes son mayores de 64 años.

Asunción selecciona con soltura varias naranjas de los cestos que ocupan la entrada de la frutería. Está en la Plaza del Aljarafe, el punto neurálgico del barrio y el lugar donde se acumulan casi todos los comercios de la zona. «Eso es mentira», ríe cuando se entera de que El Plantinar encabeza el ranking de habitantes envejecidos. «Aquí casi todo el mundo está por debajo de los 25 años», asegura la mujer, de unos 70 años. Y, no le falta razón, a pesar de los datos oficiales. Su barrio se ha convertido en una inmensa residencia de estudiantes. La cercanía con el campus de facultades de Viapol y el tamaño de los pisos, la mayoría de 3 o 4 habitaciones, ha hecho que muchos de sus propietarios hayan decidido alquilarlos.

«De los 10 pisos que hay en mi bloque, 7 son de estudiantes», afirma Asunción. «Más de la mitad de los edificios de esta zona no tienen ascensor, así que las personas mayores que han podido se han ido marchando», dice. Y explica la situación con una sola frase: «Aunque se han marchado, los mayores de 64 años siguen empadronados aquí, y los estudiantes no, por eso figuran muchos mayores de 64 años».

Carmen, que también ha ido a comprar fruta, se une a la conversación con una queja, «Esto es insoportable, los estudiantes son muy ruidosos», asegura, mientras dibuja un panorama dantesco los fines de semana. «En mi bloque, de 8 pisos, en 6 viven universitarios, y a partir del jueves es imposible convivir», reprocha Carmen. «Hacen fiestas, me he encontrado vómitos por la escalera, no nos dejan dormir…» enumera indignada. Un panorama muy distinto al que dibujan los datos oficiales.

Una zona de comercios tradicionales

Carlos, un joven que trabaja en uno de los comercios de la plaza, corrobora la idea de que se ha convertido en un sitio para estudiantes. «En

plaza-aljarafe-plantinar

verano el barrio está vacío», dice. «Aquí solo viven jóvenes, entre ellos muchos extranjeros que vienen a estudiar a Sevilla, que eligen la zona por su cercanía con el centro y las universidades». A pesar de eso, asegura que los comercios de la zona siguen viviendo de la población mayor. «Los estudiantes no compran en los comercios del barrio, ellos van al supermercado y se llevan todo de golpe», explica. En las calles adyacentes a la Plaza del Aljarafe hay fruterías, carnicerías, pescaderías, una droguería y muchas tiendas de ‘todo a cien’. «A las ‘tiendas de los chinos’ sí que van los estudiantes», bromea Carlos. «Es donde compran el alcohol para hacer botellón o las tres cosas que necesitan los fines de semana».

Varios de los clientes de la tienda también quieren opinar, y lanzan una petición categórica. «Aquí todavía quedan ancianos, aunque cada vez menos. Que vengan a vivir aquí, pero que sean buenos vecinos, que respeten. Estamos hartos de jaleos de estudiantes«, insisten.