La multiplicación de los panes y los peces, narrado hasta seis veces en los Evangelios, tiene su réplica en el Polígono Sur siglos después. La asociación Verdes del Sur, junto con la Escuela de Agrónomos de la Universidad de Sevilla, ha desarrollado un sistema de producción acuapónica con el que criar peces y hortalizas con unos costes mínimos y con los que paliar las necesidades básicas en una de las zonas más deprimidas de Sevilla.

Los primeros ensayos, a pequeña escala, son positivos. Los vecinos del Polígono Sur ya comen peces criados por ellos a escasos metros de sus casas. No hay mar, pero hay ingenio. Todo surge en la Escuela de Agrónomos de la Universidad de Sevilla, que empezaron a investigar hace tres años la producción acuapónicas para criar peces y hortalizas en una misma instalación.

Los buenos resultados obtenidos sobre el papel han sido refrendados en las primeras pruebas reales y Soledad, una vecina septuagenaria de la barriada Murillo, y su hijo Alejandro de 45 años ya han criado 21 kilos de pescado, de la variedad tilapa -parecida a las doradas-, y 60 kilos de hortalizas variadas. Y solo en tres depósitos de mil litros, una superficie de apenas cuatro metros cuadrados.

Arriba las plantas y abajo los peces, sin químicos de por medio, la instalación reproduce «el ciclo natural que se da en los ríos y los mares», explica uno de los responsables de la iniciativa «El milagro de los peces», Pepe Lobillo, educador social, veterinario y miembro de la asociación de agricultura ecológica, social y comunitaria del Polígono Sur de Sevilla «Verdes del sur», que promueve huertos urbanos en el parque Guadaira para familias del Polígono Sur.

Producción acuapónica

«Cuando supimos de las investigaciones de la Escuela de Agrónomos pensamos rápidamente en su implementación en el Polígono Sur, donde el proyecto de los huertos urbanos que intentamos poner en marcha desde hace tres años tiene como objetivo satisfacer las necesidades de esta zona de Sevilla», detalla. Con la producción acuapónica se consigue reducir los costes de habituales en tierra.

El proyecto cumple tres objetivos: investigar, producir alimentos y servir de recurso educativo a los colegios e institutos de la zona, además de inculcar a los menores el respeto por el medio ambiente. Pero, para desarrollar «El milagro de los peces» en su plenitud, esta asociación necesita una inversión de 11.000 euros con los que construir una instalación de 10.000 litros, que se abastezca de energías renovables y que se abastecerá de los propios subproductos vegetales para alimentar a los peces. De ahí se pretende conseguir una producción de 100 kilos de peces y 600 kilos de hortalizas.

Y, si el proyecto funciona, expandir este ingenioso sistema de producción a otras zonas de la ciudad. «Se pensaría en crear un centro de formación en producción acuapónica y un centro de formación que sería gestionado en forma de cooperativa, sumando a la iniciativa un objetivo más: promover el autoempleo en la zona», detalla Lobillo. Estas cualidades hacen que esta actividad cuente con el apoyo del Comisionado del Polígono Sur y de la Universidad de Sevilla.

Para financiar el proyecto los «Verdes del sur» han recurrido al micromecenazgo, o crowfunding, y ya se puede participar en esta iniciativa en la web Goteo Andalucía, donde ya se han conseguido 6.190 euros y donde esperan alcanzar la cifra de 10.997 euros antes de finales de mes. «Importante, la donación desgrava», explican los organizadores.

Peces que crían plantas para alimentar personas, en el barrio más excluído de la ciudad de Sevilla. El milagro de los peces es posible.