La Velá del Tiro de Línea ha supuesto una inyección de motivación para Juan Carlos León Real. Un año más Carlos, como lo conoce todo el mundo en el Distrito Sur, ha disfrutado de esta tradicional fiesta de barrio, pero esta edición ha sido especial porque ha sido protagonista de la celebración. León ha sido galardonado en la categoría de emprendedor de los premios de la Velá del Tiro de Línea.

Él es el gerente del catering social de la asociación Abrecaminos del Sur, lleva trabajando en el Polígono Sur casi toda su vida. A sus 42 años trabaja cada día para ayudar a los más necesitados. Desde hace tres años, ayudado de la subvención del Ayuntamiento de Sevilla, la Fundación Cruzcampo y la Caixa trabaja para dar cobertura al servicio de entrega de comida a domicilio a mayores con problemas de movilidad, de edad avanzada o con problemas mentales que no pueden desplazarse a los comedores sociales.

Juan Carlos León, premio a emprendedor

Juan Carlos León, premio a emprendedor

Tras recibir este reconocimiento, Carlos se siente aún más motivado con su trabajo. Le pone pasión a todo lo que hace y se propone. Sus días no tienen horas, él no entiende de días de fiesta, ni de fines de semana y es que las personas para las que trabaja necesitan «su mano» en todo momento.

Cuenta que se siente reconfortado porque le reconozcan como emprendedor y asume que le «va bien la cosa», pero lo que más le satisface es su entrega personal a los sectores más vulnerables. «Sin duda, lo que más me enorgullece de lo que hago, aparte del trabajo de servicio de entrega de comidas a domicilio que hacemos diariamente, son las escuelas de verano que se organizan desde la Asociación Entreamigos todos los años en el Polígono Sur para unos 250 niños. A ellos se les brinda durante la época estival la oportunidad de pasar un verano divertido y educativo. Con ellos tengo un compromiso diario y es alimentarlos de manera saludable y enseñarles a comer de manera correcta».

Su labor no sólo queda en dar un plato de comida a los necesitados, sino que a través del proyecto del catering social está creando puestos de trabajos en el Polígono Sur. Trabaja a diario con mujeres del Polígono Sur, a las que da cursos de formación de cocina para luego, en muchos casos contratarlas, pero piensa que estas clases son reciprocas «yo les enseño un oficio, pero estas mujeres me dan lecciones de vida a cada momento, son personas con grande valores».

Su mente no deja de trabajar. Actualmente tiene varios proyectos entre manos. Adelanta que desde el catering social están con la firma de nuevos convenios, entre ellos el de servicio de comidas para mayores con el Ayuntamiento de Santiponce, «a esta iniciativa se une una ilusión que es la creación de nuevos puestos de trabajo que tanta falta hace», añade con alegría.

En lo personal está metido de lleno en la promoción de una nueva actividad, Bicidiversevilla.com, «una gran bicicleta con capacidad para 18 personas completamente ecológica que se alquila para todo tipo de eventos, que está teniendo mucha aceptación».

Carlos no tendrá horas en el día para dedicárselas a sí mismo, la mayoría se las da a los demás, pero asegura que no las necesita porque su trabajo le hace feliz y le da la oportunidad de apreciar las cosas que le da la vida por muy «pequeñas que sean».