La tercera edición de Photoquivir, la más multitudinaria, es ya parte del pasado. Miles de fotógrafos aficionados de toda España viven la resaca de tres días en los que Sevilla se ha convertido en un lugar de referencia a nivel europeo. Esclarecedoras ponencias, enriquecedores desfiles, notables colaboradores, divertidas actividades y jugosos regalos han sido la clave del «éxito» que rodea a este encuentro nacido a orillas del Guadalquivir. El resumen en diez fotos.

Uno. Pleno en Fibes para las ponencias de alto nivel entre las que se encuentran las sesiones de Ramón Navarro, que destripó los secretos de la fotografía de deporte; Andrés Domínguez, sobre naturaleza; Ana Cruz, de niños; y Gus Geigo, un workshop en directo con la gimnasta olímpica Carolina Rodríguez.

Pleno en Fibes por Photoquivir

Dos. Custo Dalmau, color en la plaza de España. Como en ediciones anteriores, la plaza de España acogió parte de la programación de Photoquivir. Uno de los momentos álgidos de la noche del sábado fue el desfile de «Tropicalism», la colorida colección que el diseñador catalán Custo Dalmau presentaba en Sevilla. Además, los modelos de la agencia sevillana MM Expression -colaboradores de la cita- lucieron creaciones de Yvan Andreu, Alicia Cáceres, Felipe Duque y Romeo Haute Couture.

Custo Dalmau en Photoquivir

Tres. El monasterio de San Jerónimo, apuesta por nuevos espacios. Una de las novedades de Photoquivir, además de los tres días hasta los que se ha extendido la cita, es la presencia de actividades en el recientemente restaurado monasterio de San Jerónimo. Este singular monumento acogió en la noche del viernes un desfile protagonizado por Iván Campaña, Blanca Martín y La Importadora.

Desfiles de Photoquivir en el monasterio de San Jerónimo

Cuatro. Una marea azul en torno a una gymkhana. Tres pruebas fotográficas por las calles del centro de Sevilla hizo que durante la mañana del domingo se desatara una marea azul, del color de las camisetas, por en entorno histórico de la ciudad. Una buena oportunidad para hacer turismo para todos aquellos inscritos llegados desde todos los puntos de España. Incluso del extranjero, como es el caso de un participante canadiense.

Gymmkana Photoquivir

Cinco. Más de 6.000 euros en regalos. Si la nómina de actividades y ponencias pareciese poco, los organizadores han completado la cita con un gran sorteo en el que se han repartido medio centenar de regalos valorados en 6.000 euros. Además de suculentos descuentos en Martín Iglesias, uno de los organizadores, que lucía el cartel de ofertas en sus productos con motivo de Photoquivir.

Regalos en Photoquivir

Seis. Apto para todas las edades. La afición a la fotografía está exenta de sesgos y, como tal, los organizadores han puesto en liza un catálogo de actividades diseñadas para públicos de todas las edades. Entre los participantes se ha podido ver a numerosos menores cámara en mano acompañados de sus padres. Photoquivir es una actividad para aprender en familia.

Photoquivir para todos los públicos

Siete. Riqueza paisajística. Sevilla le disputa a París el título de Ciudad de la Luz. El sol ha sido generoso con esta cita fotográfica para delicia de los asistentes, que han podido capturar el vasto catálogo de monumentos de la antigua Hispalis. De la plaza de España a la Torre del Oro o el Monasterio de San Jerónimo. Y todo, bañado con la luz del atardecer o los primeros rayos de la mañana. Un lujo.

La plaza de España en Photoquivir

Ocho. Fotógrafos en mitad de la batalla. Podría parecer que los fotógrafos se disputaban las mejores imágenes, pero no. La organización programó para la noche del viernes la recreación de una batalla medieval para regocijo de los participantes, que tomaron capturas únicas en la plaza de España.

Batalla medieval en Photoquivir

Nueve. Entrega de la organización y de los voluntarios. Más de dos mil participantes requieren de un equipo cohesionado y el de Photoquivir ha demostrado, a lo largo de los tres años, tener controlada esta cita al milímetro. Tal es el interés de firmas como Canon Europa en esta cita que ha propuesto a los directores, Carlos Romero y Joaquín Márquez, exportar el formato a ciudades como Madrid o Barcelona. De momento, Photoquivir será único y será, como no puede ser de otro modo, en Sevilla.

Colaboradores de Photquivir

Diez. Ganas de más. Fueron los participantes los que reclamaron, y consiguieron, que Photoquivir se alargase hasta los tres días. Pues bien, con su alto respaldo en cuanto la participación, catalogada como «éxito» por la organización, son los mismos asistentes los que incentivan una nueva edición del mayor encuentro de fotógrafos aficionados de Europa. Adiós a Photoquivir 2015, hola Photoquivir 2016.

Ganas de más en Photoquivir