Médicos del Hospital Virgen del Rocío han acudido esta mañana de miércoles hasta el colegio las Irlandesas Nuestra Señora del Loreto para enseñarles a los alumnos de secundaria como actuar en caso de que se encuentren con una persona que sufra un paro cardíaco. Esta iniciativa, puesta en marcha por el Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar, pretende completar la celebración del Día Europeo del Paro Cardiaco.

Más de 300 escolares han conocido de la mano de los profesionales como reaccionar ante estas situaciones e incrementar así la supervivencia de las personas que sufren una parada en el ámbito extrahospitalario. Tanto Antonio Caballero, médico instructor, como sus compañeros se han encargado de concienciar a los alumnos de que «cada año, alrededor de 350.000 europeos sufren un paro cardiaco fuera del hospital y menos de 1 de cada 10 logran sobrevivir. La reanimación cardiopulmonar (RCP) por parte de los testigos podría aumentar la supervivencia unas 2-3 veces. Si toda la población supiera las maniobras de reanimación cardiopulmonar, se podrían salvar 100.000 vidas en Europa cada año».

Las recomendaciones internacionales indican que, una de las estrategias dirigidas a disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorespiratoria, es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios.

La parada cardiorespiratoria es la interrupción, brusca, generalmente inesperada y potencialmente reversible de la respiración y de la circulación espontáneas. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean mínimos. «Es imprescindible la rápida actuación por parte de los ciudadanos para conseguir un buen resultado», ha advertido Caballero.

El especialista ha dado los pasos a seguir y ha manifestado que «en primer lugar hay que avisar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias llamando al número 061. Posteriormente comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica (RCP) de forma eficaz, entrelazando las manos y comprimiendo en el pecho fuerte 30 veces y por último hacer la ventilación de rescate hasta que lleguen los equipos sanitarios».

Por su parte, los alumnos se han mostrado muy satisfechos de recibir estas sesiones, de las que han dicho que «son muy útiles y las deberían de seguir haciendo todos los años con motivo del Día Europeo del Paro Cardiaco».