En 1991 un grupo de amigos del coro de la Hermandad de Triana decidieron unir sus voces en un disco que acabó convirtiéndose en el primero de doce éxitos discográficos de los reconocidos «Siempre así». Veintidós años después la historia se repite, esta vez bajo el nombre de «La Cava».

«No me importa que nos comparen con Siempre Así, es más para mi es un honor, y ellos, han sido los primeros en decirnos un ¡Olé!». Álvaro Urbano no es capaz de recordar con la edad exacta con la que comenzó a dar sus pinitos en el mundo de la música, «tendría unos 15 o 16» y es que a partir de ese momento «con muy poca vergüenza» se subió a todos los escenarios que le ofrecían. Este joven cantautor ya ha formado parte de varios grupos musicales, pero es ahora cuando sus letras ocupan la contraportada de un cd.

Recién licenciado en Derecho, Álvaro consideró  que ahora era el mejor momento para hacer lo que siempre había estado rondando su mente: sacar a la calle un cd para que sus letras viesen la luz. «En principio la idea era hacelo en solitario, pero once rumbas cantadas solamente por mi, no me gustaba nada», miembro del coro de la Hermandad de Triana y amante y amado por ese barrio, Álvaro decidió tirar de los suyos para su proyecto.

Así Álvaro Urbano, Carmen Calle, Kike Pagés, María Aguilar, Carlos Mateos, Ángela Agar y Paloma Martínez componen La Cava. «Es un disco muy sencillo, muy natural, una voz y una guitarra, creo que esa es la esencia de La Cava» una sencillez que en menos de un mes ya ha vendido 500 discos «y eso sin difusión y a la venta solo en Don Regalón y en el Baraka».

Con estos resultados es lógico y normal que los componentes de este joven grupo se emocionen «y es normal y yo también lo estoy, pero hay que tener los pies en el suelo, tener en cuenta lo difícil que está este mundillo» comenta Álvaro. Pero lo cierto es que es muy difícil no ilusionarse con este estreno y más aún cuando la primera vez que van a dar la cara subidos a un escenario es en la Velá de Triana.

«Cantar en la Velá de Triana es como jugar en el estadio de los Lakers y es por eso que jugamos en casa que tenemos la responsabilidad de hacerlo muy bien pero con la tranquilidad de estar cantando para nuestra gente». Además este estreno sobre las tablas es totalmente solidario, «es una actuación benéfica en la que todos los beneficios van para la Hermandad, sus gastos y sus muchísimas obras sociales».

Así que el lunes a partir de las 22.30 subirán al escenario de la Velá de Santa Ana un grupo de jóvenes a cantar sus rumbas, demostrando que el arte no entiende de generaciones, que lo que pasó hace ya veintidós años puede repetirse aunque bajo distintos nombres pero siempre partiendo del barrio de los alfareros, el que más artistas ha visto nacer en sus calles: Triana.