Las más de una decena de reformas que ha sufrido, no han conseguido arrojarle al agua. Ni tampoco desprenderle de todo aquello que simboliza. Cordón umbilical que comunica a un barrio con su ciudad. Inspiración y musa de cantaores.  Penumbra efímera para piragüistas y barcos que cruzan el río Guadalquivir. Desde hace más de 150 años es la entrada y la salida del arrabal. Su nombre oficial: Puente de Isabel II. Su nombre popular: Puente de Triana. Compuesto de hierro y piedra, se considera el puente de hierro más antiguo de España y paradigma de la arquitectura industrial del siglo XIX.

Su robusta y lozana apariencia no hace presagiar su fecha de nacimiento: 12 de diciembre de 1845, cuando se puso la primera piedra, en el estribo correspondiente al lado de Sevilla, y una caja de plomo con diferentes documentos que consistían en un acta, pliego de condiciones y varias monedas de oro y plata. Durante siete intensos años de construcción, el Puente de Isabel II –recibe este nombre porque se construyó bajo su reinado- se inaugura finalmente el 23 de febrero de 1852. Tras varias reformas en los años posteriores, en 1El puente «parisino» de Triana901 tuvo que ser reforzado cuando comienza a circular el tranvía eléctrico.

El cambio más significativo de fisonomía del puente a lo largo de toda su historia se produjo al adquirir las aceras voladas para los peatones y, posteriormente, al reemplazar el tablero original por uno autoportante, obteniendo condiciones óptimas para el tránsito y la seguridad. La última gran obra se hizo en la década de los setenta, tras producirse en 1974 un movimiento bastante notorio del puente al paso de la Hermandad de la Esperanza de Triana. El puente incluso cerró al tránsito durante dos años, y en 1977, tras ser reforzado, se inauguró de nuevo para su uso. Y es que estuvo a punto de ser destruido para construir uno nuevo en su lugar, por lo que para su conservación, fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1976. Ahora, protegido, las obras se llevarían a cabo y el puente se pertrecharía como una indestructible frontera entre Sevilla y Triana.

La financiación

En el contrato se impuso que la fundición de las piezas del puente se llevase a cabo en Sevilla, por lo que se realizó en la Fundición San Antonio de Narciso Bonaplata. También se especificó que tenía que ser de hierro y no llevar nada de madera. Para la financiación del puente se establecieron dos portazgos en Tardón y Patrocinio, que eran dos puntos denominados así, durante 10 años. Así, el contrato se adjudicó por subasta y el precio se fijó en 500.000 reales de vellón.

Ésta no es la única información que se puede obtener hoy día acerca de los entresijos de este monumento histórico. También, en el Archivo Histórico Provincial, se pueden desempolvar antiguos planos de estudios del río, sondeos del suelo, de la base del Guadalquivir, que se realizaron para garantizar la estabilidad del que se convertiría en Monumento Histórico Nacional.

El puente «parisino» de TrianaDocumentación histórica que se mantiene casi intacta a pesar del paso del tiempo. Planos de papel entelado, planos ferroprusiatos, y libros que acumulan más de 100 años de historia de este protagonista indiscutible de la historia de Sevilla.

Del Sena al Guadalquivir

Cuando se construyó el Puente de Triana, ya existía su más fiel reflejo sobre las aguas del río Sena. Los ingenieros franceses Ferdinad Bernadet y Gustav Steinacher, a propuesta de los duques de Montpensier, se inspiraron en el Puente de Carrousel de París para hacer realidad el proyecto en Sevilla. Lo presentaron al Cabildo como una de las opciones para sustituir al antiguo Puente de barcas y resultó el diseño elegido.

El Puente de Carrousel comenzó a construirse en 1831 y se inauguró en 1834. Aunque en un principio recibió el nombre de Puente de los Santos Padres, calle donde desembocaba, el rey Luis Felipe lo bautizó como Puente de Carrousel. Toda una innovadora obra en su época creada por el ingeniero Antonine Remi Polonceau que hoy día ya no puede contemplarse en el panorama urbano de París. Se destruyó en 1931 y fue sustituido por otro puente más estable.