La expedición de Magallanes y Elcano narrada por uno de los 18 supervivientes en el Pabellón de la Navegación ha cautivado a un público que reclama nuevos pases para revivir la increíble hazaña de la Nao Victoria.

Por ello, los días 11 y 12 de octubre a las 12:30 se podrá ver por última vez está interesante actividad en un espacio privilegiado. La terraza de la torre mirador del Pabellón de la Navegación, a 65 metros sobre el río Guadalquivir, será el escenario en el que un guía aporta la información histórica y el grumete narra sus experiencias. Ambos nos permiten revivir las emociones y dificultades de esta gran hazaña que cambió el curso de la historia.

En 1519 Magallanes zarpa del puerto de Sevilla con cinco barcos en busca de un paso que permitiera a los buques españoles llegar al Pacífico, donde estaban las islas de las especias. Muerto Magallanes en el transcurso de le expedición, Juan Sebastián Elcano es nombrado capitán y emprende el viaje de regreso.

Sin cambiar el rumbo, Elcano atraviesa el Índico, bordea África por el Cabo de Buena Esperanza y remonta el Atlántico sin hacer escalas. Extenuados por el hambre y diezmados por las enfermedades, solo vuelven 18 hombres de los más de 240 que componían la tripulación, en una de las cinco naves de la flota inicial. Durante tres interminables años se surcaron tres océanos y se navegó por cuatro continentes confirmando la esfericidad de la Tierra y otorgando la primera visión global del mundo.

Para revivir esta gesta, en la actividad intervienen dos personas: un guía da las pautas históricas y explica el recorrido geográfico mientras que el actor que interpreta al grumete Juan de Arratia, reproduce las emociones y sentimientos reviviendo los episodios más destacados que se vivieron en las distintas fases de este increíble viaje, desde la ilusión inicial hasta el duelo, la desesperanza o la agonía de los últimos momentos, para terminar saboreando la gloria al completar la hazaña.

El Pabellón de la Navegación acoge de nuevo esta propuesta cultural que comenzó el pasado 30 de julio, en principio diseñada para las noches de verano. Gracias a la fantástica acogida del público y a la demanda existente, se han programado dos sesiones en horario de mañana para facilitar la participación del público familiar.