Su madre empezó a los 13 años a trabajar como peluquera y ella ha seguido sus pasos. Lleva más de una década ejerciendo esta profesión pero la peluquería de Carmen Olmedo no es una peluquería cualquiera. Aquí, se sirven grandes dosis de «cariño» para hacer un poco más dulce el trago amargo del cáncer gracias a sus tratamientos de belleza oncológica.

La alopecia causada por los tratamientos de quimioterapia, aquí es tratada con respeto, profesionalidad y, sobre todo, con el objetivo de que las mujeres mantengan su imagen anterior, no pierdan un ápice de belleza y «levantarles el ánimo». «Siempre les recomiendo sobre una amplia gama de pelucas y en el caso de no disponer alguna, la encargo. Se hace un estudio de estilismo y se ve lo que más le favorece», explica la propietaria de Olmedo Peluqueros, ubicado en San Vicente de Paúl. La elección y el sentirse cómoda y guapa son fundamentales, por lo que la principal herramienta de Carmen es la confianza. «Cada persona es un caso único y esto es un trabajo de mucho psicología, necesitan que alguien las oriente, e incluso informo a quiénes me solicitan consejo independientemente de si deciden o no acudir a mi peluquería. Considero que es mi trabajo», afirma. Su generosidad y sensibilidad va más allá y destina el 3% del importe de cada peluca que vende a la Asociación contra el Cáncer.

El abanico de posibilidades para lucir una hermosa cabellera es variado. Las hay desde 180 euros, de fibra inteligente que suele ser «la más económica y cómoda», hasta 750 euros las de cabello natural, «más duradera en el tiempo». Pero hay quienes de la necesidad de muchas personas que padecen la enfermedad, hacen un negocio «abusivo». Según apunta Carmen, cada vez hay más centros que ofrecen estos tratamientos pero a precios desorbitados. «Me llegan quejas de personas que se han sentido estafadas, que les han querido sacar el dinero, y las tratan con frialdad, dejan de tratarlas con cariño con el paso del tiempo», apunta. Por ello, su principal caballo de batalla es, al menos, informar a la gente de lo que sucede y que sean conscientes del «aprovechamiento» que existe en parte del sector. «Siempre intento denunciar este tipo de actuaciones ya que a una persona que viene con este problema no puedes ir a sacarle dinero, no vas a hacer leña del árbol caído, hay que tratarlas con el máximo respeto y yo siempre intento que sea lo más asequible posible», comenta.

«Nuevo look»
A Teresa le detectaron un tumor en el pecho y debido a la quimioterapia se ha puesto en las manos de Carmen Olmedo. «Es una artista. Al principio yo no me veía con la peluca, pero ella la adaptó al peinado que yo solía tener, y nadie lo nota», afirma Teresa quien, a sus 72 años, ha asumido la enfermedad con la mejor de las actitudes. «Muchos me preguntan: ¿qué te has hecho? Y yo siempre digo que tengo que ir renovándome y he cambiado de look, ¡es que una es coquetona!», exclama. La adaptación ha sido «fácil» y el mantenimiento es sencillo. «Normalmente me la pongo si salgo a la calle para pasar el día, pero si es algo rápido, voy con un sombrero». De Olmedo Peluqueros, y en concreto de Carmen Olmedo, destaca el trato cercano con el cliente. Y es que, según apunta Carmen, «la confianza es fundamental, que confíe en ti 100%». Así, quienes deseen información, Olmedo Peluqueros les atenderá en el teléfono 954343161. Siempre, con el «respeto y agrado» que les caracteriza.