Llegan puntuales a su cita con la Nochebuena. Hordas de gambas se proponen asaltar las mesas en la noche previa a la Navidad. La mayoría perecerá decapitada en el combate con los comensales. No hay retirada posible. Tampoco para el jamón ibérico, que planta batalla acompañado del queso, el morcón y la caña de lomo. Mariscos, chacinas y carnes esperan en el campamento base del mercado de San Gonzalo la contienda más esperada por los paladares.

«La gente está entrando a última hora, pero como un cañón», explica Juan Miguel Serrano, pescadero del mercado de San Gonzalo. Gambas blancas de Huelva, langostinos tigre, patas rusas, bocas… y la olla con el agua hirviendo a borbotones. «Este año vamos a cocer más de 600 kilos de marisco en un par de días», relata el portavoz de los placeros.

Jamón en el mercado de San GonzaloEl trasiego en el mercado de abastos es constante desde primera hora en este lunes atípico en el que los puestos de pescado están abiertos. «Son fechas de mucha venta y no podemos permitirnos cerrar», explican. «En Navidad puedo vender en torno al 30 por ciento de las ventas de todo el año», explica Serrano.

Las gambas y los langostinos tigre comparten precio en el puesto de Miguel Serrano. El kilo a 28 euros para la talla más pequeña; diez euros más para los del número dos; y 48 euros la del tres. «Y eso que nosotros no subimos el precio por cocerlos; no como en otros cocederos o las grandes superficies», detalla José Miguel. «Es un servicio más que ofrecemos a nuestros clientes y que ellos nos agradecen con su fidelidad», confiesa.

Aquí no hay trampa y el único cartón que se ve es el que se usa para envolver el pescado. En el puesto de Serrano los precios están fijos desde el pasado mes de noviembre y se mantendrán hasta el 7 de enero de 2014. «Nosotros no hacemos campaña de Navidad, para nosotros es algo más; siempre prima la relación con mis clientes y a ellos no los puedo engañar con el precio», destaca.

La merluza repite como protagonistas en los fogones. Este año mantiene el precio pese a la escasez. «No podemos ponerla más cara porque se quedaría en el mostrador», destaca el pescadero. «Y eso que hace ya dos meses que venimos teniendo dificultades para traerla», agrega. España ha sobrepasado el cupo de capturas que impone la Unión Europea y eso ha disparado el precio en las lonjas. No así en la venta al por menor, en la que se intenta mantener.

Jamón en el mercadoDel mar a la tierra

El jamón ibérico es otro de los fijos a la cita de Nochebuena. Las expertas muñecas de los cortadores apuran las horas para desnudar el hueso de las paletas. El kilo sale a 19.80 euros si el producto es de calidad, «aunque este año se busca más el precio», detalla el charcutero. «La gente está comprando poco a poco, «para que no se le junten cuentas grandes y poder así dosificar el gasto», detalla.

De media, cada familia se gasta unos cien euros entre chacinas y carnes. Lo más caro, el solomillo de ternera, que sale por 29,95 euros el kilo. Aunque hay precios para todos los bolsillos. El redondo de ternera a 12,95 euros; el solomillo de cerdo ibérico, a 17,55 euros; la paletilla de cordero, a 9,95 euros. «Algunos compran más y otros menos, pero la buena comida no falta en la cena de Nochebuena», cierra el carnicero.