Aún en tiempos difíciles como los que se viven actualmente, la Unidad de Estancia Diurna Triana-Sevilla también conocida como Resamor continúa prestando sus servicios, en su compromiso con la calidad asistencial, para el cuidado de personas mayores dependientes durante los trescientos sesenta y cinco días del año. Ubicada en Triana desde 2007, concretamente en la calle Doctor Félix Rodríguez de la Fuente 2, junto a la hermandad del Rocío de Triana, su experiencia en el sector se remonta a hace más de una década en Morón de la Frontera, donde instalaron una Residencia de Personas Mayores.

Las plazas son subvencionadas por la Junta de Andalucía según la Ley de Dependencia o privadas compatibles con la ayuda para el cuidado de los familiares. Sin embargo, y aunque muchas familias buscan ayuda en este centro para el día a día, «para ellos es bastante complicado por la situación económica», asegura Adrián Rodríguez, administrativo en la Unidad de Estancia Diurna Triana-Sevilla. No obstante, la flexibilidad es un factor importante en este lugar, por lo que, según explican, «los mayores pueden asistir para un día, todos los días, sólo fines de semanas, o durante unas horas, para comer o sólo masajes. No importa que disfruten de otro centro entre semana, ya que estamos abiertos también los sábados, domingos y festivos por si necesitan cuidados».

Desde las 09.00 hasta las 17.00 horas se convierte en el segundo hogar de muchos mayores que dependen de la asistencia diaria. Para ello, este centro de día dispone de profesionales cualificados, entre ellos, auxiliares, fisioterapeutas y terapeuta ocupacional al servicio de la atención integral de las personas mayores dependientes. «Hay personas que están trabajando y no se pueden hacer cargo de los familiares durante el día, por ello acuden a este centro», sostiene Rodríguez. Aquí, en un ambiente familiar y cálido con capacidad para unas 50 personas, tienen incluidos el desayuno, la comida, la merienda y la administración de los medicamentos por personal cualificado. «Durante su estancia, cada persona tiene una programación específica: actividades para la memoria, dibujos, cálculos, etc.», afirman. Y es que, según comentan desde el centro, el objetivo es proporcionar a la persona dependiente una atención de calidad basada en una atención personalizada y en un trato cercano, desde el afecto y el respeto.

Aquí también viven cada fecha señalada en el calendario de forma muy particular. «Dependiendo de la época del año, realizan diferentes tipos de actividades. Por ejemplo, en Semana Santa han puesto un paso de Palio y un paso de Cristo con los penitentes, y en Feria, El Rocío y Carnavales también decoran el centro según la temática», sostiene Adrián Rodríguez. Entre sus prestaciones, una muy importante es el servicio de transporte, ya que, si los familiares lo desean, los mayores pueden ser recogidos en un vehículo adaptado para trasladarlos desde casa al Centro de Estancia Diurna Triana-Sevilla y viceversa. Todo lo necesario para el cuidado de quienes merecen la atención más especial: los mayores.