A pocos días de la noche mágica para los más pequeños, los obradores están a pleno rendimiento para elaborar el dulce navideño por excelencia: el roscón de Reyes. Un bocado exquisito que suele degustarse el día 6 de enero aunque ya hay quienes lo han podido saborear desde hace semanas en el arrabal trianero. Variedades para todos los gustos que ponen la guinda a las fiestas de Navidad con este típico bollo tradicional con diferentes rellenos que salen del horno a principios de cada año. Una imagen que en estos días comienza a inundar las cafeterías y comercios pero… ¿cómo se hace un roscón de Reyes?

El sabor inconfundible de este producto lo desvela la Pastelería Roldán, ubicada en la calle San Jacinto. Aquí los encargos no cesan y ya son muchos los que han reservado este producto para no quedarse sin él. Si el año pasado alcanzaron la nada desdeñable cifra de 500 roscones, en este 2014 esperan casi duplicar las ventas. Los ingredientes de esta tentación hecha manjar son harina de trigo, levadura, aceite de oliva, mantequilla, agua de azahar, sal, azúcar, leche en polvo, huevos, ralladura de naranja, zumo de naranja y un chorrito de ron. «Pri¿Cómo hacer un roscón de Reyes?mero se vierte para la masa todo lo que es líquido, y después el resto. Se amasa constantemente hasta que adquiera una textura que no se pegue a las manos. Se le da, manualmente, la forma del roscón y se fermenta al menos durante 12 horas. Este proceso es muy importante porque hace que se hinche la masa y adquiera esponjosidad», explica Mónica Manjón, encargada de obrador en la Pastelería Roldán.

Una sinfonía de componentes que dan lugar a este delicioso dulce. «Se hornea y después se abre para rellenarlo y se decora con el azúcar y la fruta escarchada. En nuestro caso, tenemos distintas variantes: nata -más demandado-, trufa, crema, sin relleno o mitad de un sabor y la otra mitad de otro», sostiene Manjón. Además, no faltan las sorpresas en el interior y en el centro del roscón. «La masa es fresca y se hacen el día antes. Es aconsejable realizar el encargo», para no perderse este exquisito bocado, según apunta Manuel Amodeo, gerente de esta pastelería. Aunque también se podrá pedir por porción durante el fin de semana.

Los ingredientes son productos «típicos de la tierra, y el punto de ron es algo nuestro que le aporta un sabor característico», añade Amodeo. Todo realizado de forma artesanal y elaboración propia. «La fermentación es muy importante, se introducen en cámaras de gran capacidad donde la temperatura y la humedad son fundamentales», sostiene. «El agua de azahar se puede incluso hacer con flores de azahar, se cuecen en agua tras lavarlas muy bien y después se cuela el caldo», detalla Mónica Manjón.

Un dulce tradicional que en estos días coparán las vitrinas de muchos comercios. Del horno directamente a la mesa para disfrutar del roscón de Reyes que sólo se deja ver una vez al año.