La larga y concurrida calle Pagés del Corro cruza Triana de este a oeste desde Clara de Jesús Montero hasta la avenida de República Argentina, ya en el barrio de Los Remedios. Tan sólo una ligera curva a la altura de San Jacinto interrumpe la rectitud de esta vía. Un lugar que además divide al barrio en dos sectores: la Cava de los Gitanos y la Cava de los Civiles. Y es que «el espacio que hoy ocupa esta calle fue conocido en el siglo XVI como Cava, ya que estaba recorrido por el foso que desde la formación del barrio sirvió fundamentalmente para paliar los efectos de los desbordamientos del Guadalquivir», según recoge el Diccionario Histórico de las calles de Sevilla.

Así, el tramo que discurre desde San Jacinto hacia Clara de Jesús Montero era conocido como Cava Vieja o Cava Baja, pasando a denorminarse popularmente como Cava de los Civiles en el siglo XIX, al parecer, por «el asentamiento en ella de un cuartel de este cuerpo». El tramo opuesto, nombrado como Cava Nueva o Cava Alta, también obtuvo su denominación popular: Cava de los Gitanos, por el gran número de habitantes de esta etnia que en ella residían. Algunos muy conocidos como Eugenio Carrasco «El Perlo de Triana», que vivió en la calle Rosario Vega junto a su familia de artistas: Antonia de las Mercedes Morales Jiménez «La Perla de Triana», fue ahijado de Pastora Pavón «La Niña de los Peines» y sus hermanas Antonia y Encarna fueron integrantes del grupo «Triana Pura».

Pero en el año 1893, la Cava recibe nueva nomenclatura en memoria de Francisco Páges del Corro, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla que mejoró las condiciones higiénicas de la zona. El foso que recorría la calle y que servía de protección ante el desbordamiento del río, poco a poco «se fue cegando y ya en el siglo XIX se consolida como calle».

A comienzos del siglo XX, es una calle sin pavimentar, y fue en 1920 cuando se adoquina por primera vez, pasando posteriormente a ser asfaltada. Es una de las principales vías del barrio de Triana y en la que desembocan numerosas calles del arrabal. Uno de los edificios singulares que alberga Pagés del Corro es la Iglesia de San Jacinto, así como numerosos corrales de vecinos. Asimismo, esta calle se ha convertido en los últimos años en una zona de intenso tráfico y en la que además se han instalado numerosos comercios, lo cual hace de esta popular vía una de las calles más transitadas no sólo de Triana, sino de toda la ciudad.