Más de 360.000 imágenes. 1.289 días. 178 metros de altura. 37 plantas. Casi 5 años han pasado para alumbrar estas cifras que han dado lugar a un espectacular vídeo en time-lapse que muestra la construcción del edificio más alto de Andalucía: la Torre Pelli. Una técnica fotográfica que refleja muy rápidamente el «eterno» levantamiento del rascacielos ubicado en la Isla de la Cartuja.

Un proceso que ha sido filmado de forma ininterrumpida durante 5 años y que se condensa a una velocidad de vértigo en menos de 1 minuto. Un «experimento» que puso en marcha el 28 de octubre de 2010 la empresa Cyan Animática y cuyo resultado ha sido mostrado en la red hace apenas 10 días, consiguiendo gran «viralidad» y miles de visitas. Pero, ¿cómo se ha grabado la evolución de este edificio? Básicamente, contra viento, lluvia y calor gracias al arrojo y tesón de estos profesionales especializados en el sector audiovisual.

«Fuimos uno de los pioneros en esta técnica, antes de que fuera el boom del time-lapse. Estuvimos investigando sobre cómo podríamos colocar una cámara de fotos estacionaria autónoma en un sitio determinado, que estuviera alimentada a base de paneles solares para sacar fotografías durante mucho tiempo, fue una apuesta que hicimos», explica Santiago Márquez, fotógrafo, diseñador y socio de Cyan Animática. Y el resultado de aquel ensayo han conseguido sacarlo a la luz tras un lustro recopilando material a diario. «En principio la obra estaba prevista para uno o dos años, y decidimos probar con esta construcción. Pero se ha alargado en el tiempo y durante esos cinco años he tenido que ir alimentando la cámara poco a poco. La instalé en un truss, en la azotea de mi casa, y colocada con unos tensores para evitar que el viento la pudiera mover. Es un invento nuestro y hace cinco años no existía nada de esto», añade orgulloso tras revelar el espectacular resultado.

Un vídeo en time-lapse muestra la construcción de la Torre Pelli en 5 años

Como si de una alquimia audiovisual se tratara, Márquez ha conseguido resumir en menos de 60 segundos de forma dinámica y atractiva el crecimiento de la torre durante casi cinco años. «Qué mejor imagen para probar que la construcción de una torre. La cámara estaba programada con un sistema y ha ido disparando fotografías cada 5 minutos. En todo este tiempo, hemos sufrido las inclemencias del tiempo y se ha repuesto una vez debido a las altas temperaturas en pleno agosto en Sevilla, pues en una ocasión el obturador se dobló y hubo que sustituirla», apunta. Un trabajo que ha requerido la supervisión constante de este profesional que cada semana debía revisar si seguía funcionando correctamente. «La tecnología ya es antigua, en todo este tiempo ha evolucionado y si hoy se tuviera que volver a hacer, se haría de otra forma totalmente distinta, podría dejar la cámara sin vigilar durante tres o cuatro meses», señala.

Un archivo de 360.000 imágenes

El material ingente con el que cuenta esta empresa sobre esta edificación, más de 360.000 imágenes, muestra instantáneas curiosas que darían para varios seriales. Según manifiesta Márquez, «la evolución ambiental y de tiempo es interesante, cuántos días de lluvia o de sol ha habido, la evolución de la torre por ejemplo a las 14.00 horas durante todos los días… Todo ese tipo de historias han quedado memorizadas. Hay momentos de niebla que cubren la cámara, puestas de sol detrás de la torre,… Se puede utilizar para muchas cosas este material», afirma.

Un vídeo en time-lapse muestra la construcción de la Torre Pelli en 5 años

La idea

Esta empresa revolucionaria en el sector audiovisual, cien por cien sevillana en activo desde 1992, fue también una de las primeras en adentrarse en el mundo del 3D. Por aquel entonces, comenzaron a trabajar para Canal Sur realizando cabeceras de programas de televisión. Como la construcción de la Torre Pelli que han visto crecer desde su objetivo, Cyan Animática ha ido evolucionando hasta especializarse en audiovisuales para museos o grandes proyecciones como mappings.

Su constante innovación les llevó a enfocar este propósito hasta convertirlo en una «vírguería óptica». «Surgió porque ya hicimos otro proyecto similar para la Junta de Andalucía hace unos 7 años. Nos presentamos a un concurso público en el que pedían que se colocaran 5 cámaras de vídeo a lo largo de una zona quemada de pinares en la parte de Huelva para grabar cómo iba creciendo el bosque a raíz de este suceso. Pero nosotros propusimos no colocar una cámara de vídeo, que no tenía resolución, sino una cámara de fotos y dejarla durante los dos años seguidos. Como ya teníamos hecho el invento, decidimos usarlo para la Torre Pelli», declara Santiago Márquez. El resultado, compendiado de forma espectacular en menos de 60 segundos.