En el número 8 de la calle Juan Díaz de Solís la vida continúa. Diez días después de que su vecina más famosa, la cantante Isabel Pantoja, ingresara en la prisión de Alcalá de Guadaíra en Sevilla para cumplir una pena de dos años de cárcel por delito de blanqueo de capitales, su placa contempla en una fachada marchita el trasiego de la cotidianidad. Un azulejo que el Ayuntamiento de Sevilla le dedicó como homenaje por su trayectoria artística allá por el año 2002 en la casa que la vio nacer. Pero, ¿qué opinan precisamente en el barrio de El Tardón sobre su vecina reclusa?

«La gente está dividida aunque la mayoría dice que si se lo ha llevado que la metan en la cárcel. Mala suerte porque si ha robado, ha robado. En este país tan corrupto van a faltar cárceles», expone Miguel, un joven de un comercio cercano. Aunque la desconfianza de que cumpla la pena impuesta por la Audiencia de Málaga reina entre los trianeros, pues según añade, «la gente dice que saldrá antes, que no durará los dos años allí. Eso sí, cuando salga va a ser una máquina de hacer dinero, por el morbo en los conciertos y en las entrevistas».

Isabel Pantoja en prisión...¿Qué opinan los vecinos en El Tardón?Y aunque éste es su barrio originario, los vecinos reconocen que «hace tiempo que no viven aquí y ella por aquí ha aparecido poco. A ella no se le ve desde que le pusieron la placa, vino para las risas, el cante y la copita», apunta Pedro. «Si ha robado que vaya a la cárcel, sea quien sea, nadie es intocable. Le han dado mucha coba y han hecho muchos aspavientos, a mí no me lo harían seguro si tuviera que entrar en prisión. Iba a por lana y ha salido trasquilada», añade.

Una idea generalizada que también comparte José al manifestar que «toda la persona que haya hecho algo ilícito, la justicia debe tomar cartas en el asunto. Y condenarla el tiempo que sea. Tiene que cumplir con la ley. No creo que la hayan cogido como conejillo de Indias porque también están ya encerrados muchos políticos que han robado a mansalva».

Un barrio «indiferente»

El ambiente que se respira en esta vía a la que ha dado fama la tonadillera es de absoluta normalidad e «indiferencia», como apuntan los propios vecinos. «Para el barrio es indiferente, no creo que afecte a la imagen de Triana», comentan. «Siempre se ha hablado de ella y del barrio de Triana, pero eso no quiere decir que aquí seamos responsables de lo que ella haya hecho o dejado de hacer», sentencian.

Desireé pasea justo delante del número 8 tras visitar a sus tíos que viven en El Tardón. Curiosamente, reside en Alcalá de Guadaíra. «Aquí lo viven como algo anecdótico, mi tía fue con ella al colegio y tampoco se comenta mucho al respecto. Me parece bien que el que haya cometido un delito cumpla su condena y que devuelva el dinero. En mi caso, además como vivo en Alcalá, las bromas mediante whatsApp han sido inevitables. «Ya tenéis vecina nueva», me han comentado algunos amigos», apunta la joven entre risas.

Maribel por su parte sostiene que «no ha habido tanto jaleo en el barrio porque además ha coincidido con el fallecimiento de la duquesa de Alba, y le ha hecho sombra cuando ha ocurrido lo suyo. Creo de todas formas que no afecta para nada a la imagen de nuestro barrio». Sin embargo, María de los Reyes es una de las pocas vecinas que muestra un voto de confianza por la famosa cantante. «Es muy buena y querida, y los políticos sí que se han quedado con el dinero. Esperemos que aguante y que no caiga mala. Recuerdo cuando con apenas 12 años cantaba mientras fregaba las escaleras», asegura.