Su pasión por Andalucía le hizo vivir de forma muy especial el pasado 28 de febrero. Llevaba no sólo a su región por bandera, sino también al barrio que le vio nacer: Triana. Un luchador nato por los intereses ciudadanos, Juan de Dios Montañés, secretario de la Asociación de Vecinos Santa Ana, fallecía el pasado 9 de marzo a causa de un infarto a los 74 años de edad. Desde entonces, el barrio de Santa Ana está de luto.

Durante más de dos lustros había sido una de las caras visibles de esta entidad como líder vecinal. Asimismo, era vocal suplente por esta asociación en el pleno de la Junta Municipal del Distrito Triana. Residía en su barriada natal, Santa Ana, y estaba siempre involucrado en la vida del arrabal. «Estaba en multitud de sitios, en la asociación de mayores de Chapina, en un grupo de teatro, colaboraba en los plenos del distrito. De hecho, yo no pude asistir y él estuvo presente en la última junta», apunta José Antonio Vidal, presidente de la Asociación de Vecinos Santa Ana.

«Era un hombre muy peculiar, muy suyo, y un andalucista de pro, de corazón. Lo llevaba muy a gala y defendía todo lo relacionado con Andalucía. No dejaba indiferente a nadie», sostiene Vidal, sin olvidar su espíritu siempre «colaborador». La noticia de su repentina muerte cogió por sorpresa a todo un barrio que se volcó para dar el último adiós a este popular trianero. «Cuando una persona ha dejado huella, la gente quiere estar y expresar sus condolencias, y así fue. Asistieron muchos miembros del Partido Andalucista y toda la Junta Municipal del Distrito», apunta el presidente.

Como en todas las celebraciones que organiza esta conocida entidad vecinal en el barrio, allí estaba Juan de Dios para conmemorar el Día de Andalucía el día 28 de febrero. «Siempre nos reunimos en la sede, hacemos torneos para los niños y portaron la bandera, y él salió llorando, se emocionó. Se ha llevado también esa gratificación de haber disfrutado ese día de Andalucía que tanto quería y defendía», señala José Antonio Vidal.

Pertenecía a los jubilados de la empresa de construcciones aeronáuticas CASA, y aunque estaba retirado, Juan de Dios se dedicaba en cuerpo y alma al barrio. «Era una persona muy activa y ahora estaba preparando una obra de teatro», declara el presidente de la asociación. Padecía problemas de corazón aunque «se encontraba bien físicamente y acudía a sus revisiones».

Viudo y con tres hijos, el destino ha querido que ahora se «reencontrara con su esposa, a la que tanto quería». Tal ha sido el vacío que ha dejado Juan de Dios en su barrio que Vidal reconoce la tristeza en la que se encuentran sumidos. «Aquí ha sido un palo, nos ha dejado hechos polvo, era un hombre trabajador, venía diariamente a la sede y se hacía querer, con su peculiar forma de ser». Por ello, la Asociación de Vecinos Santa Ana ha decidido por unanimidad suspender el pregón de Semana Santa previsto para este mes de marzo. Es la señal de respeto y duelo que exhala todo un barrio, en recuerdo de Juan de Dios Montañés, el trianero de Santa Ana defensor de Andalucía.