El pasado martes fallecía la que probablemente fuera la última gran folclórica. No sólo por sus dotes y talentos, sino por mantener esa pose castiza, con mayor o menor fortuna, hasta sus últimos días.

Artista reconocida y sevillana por bandera. Hablamos de Marujita Díaz, que enfocó siempre su vida con una sonrisa, aunque la procesión fuese por dentro. Símil y actitud muy de Sevilla por otra parte.

Por expreso deseo, sus cenizas reposarán en la ciudad que la vio nacer, despuntar y disfrutar cada instante. Aunque si hubiera que trazar una lista de lugares que sintió más propios, sin duda serían los que a continuación se detallan.

Triana

Marujita, o mejor dicho, María del Dulce Nombre Díaz Ruiz nació en Triana el 27 de abril de 1932. En el Barrio León, para más señas, donde apenas existían algunas casas particulares. Nada que ver con la extensión que ha ganado esa parte de Sevilla, y el propio distrito que la engloba.

Poco tiempo después se mudó al cercano Barrio Voluntad, el que comprende las calles Trabajo, López de Gomara, Salado y la actual Esperanza de Triana. Allí se crió, en una Triana en la que aún existían las dos cavas, la de los civiles y la de los gitanos, y los cantes por soleares en la plaza del Zurraque. En la Triana de las poleás, como ella misma explicó años después en una entrevista.

Teatro San Fernando

Desde pequeña se sintió atraída por la música y la farándula, tanto que a los 14 años encontró su primer escenario en las Galas Juveniles del Teatro San Fernando. Estas gacetillas eran el habitual trampolín «al estrellato» sevillano, celebradas por norma los domingos en el emblemático y desaparecido teatro de la calle Tetuán.

Anuncio de «La casta Susana»

Anuncio de «La casta Susana»

Por ejemplo, en «El susto de Pilarín», Marujita compartió tablas con Lolita Sevilla, Eulalia Pino Manolito León, y «otros elementos», como explicaba la prensa de la época en base a la edad de los artistas.

Ese mismo teatro fue el que, en el año 1963, acogió las Galas de la Prensa, donde los periodistas sevillanos premiaron la labor de Marujita Díaz por ser la artista más célebre y meritoria del momento.

La trianera interpretó, aclamada, el tango «Cuesta abajo» en el evento presentado por Bobby Deglané y que también premió a Carmen Sevilla.

Ese mismo año, y como otra muestra más de la admiración hispalense, Maruja amadrinó el «Paso del Ecuador» de los alumnos de Ciencias Químicas, cuando la carrera aún se cursaba en la Fábrica de Tabacos.

Parque de María Luisa

Gran parte de ese reconocimiento le vino por diversas películas, que habían sido exhibidas en cines/teatros del recuerdo sevillano como el Imperial (Sierpes), Coliseo (Avenida Constitución), Palacio Central (O’Donnell) o Pathé (Cuna).

Por ejemplo «Goodbye Sevilla», que protagonizó junto a Tullio Carminatti, Julia Caba Alba y Manolo Morán. Lo interesante de este filme, más allá del pizpiretismo que aportaba Maruja a sus trabajos, es que fue rodado en 1955 el Parque de María Luisa.

Tal y como se aprecia en la imagen que abre este reportaje, algunas escenas se rodaron en la Glorieta de Bécquer, en la época en que los Jardines eran recurrente «plató». Por ejemplo, en 1949 acogió el rodaje de «Jalisco canta en Sevilla», en 1958, «Pan, amor y Andalucía» (ambas de Carmen Sevilla) y en 1962 la oscarizada «Lawrence de Arabia».

Curiosamente, el adiós a Sevilla ya se lo había dado tiempo ha, pues se había marchado a Madrid bien joven en busca de las oportunidades que habitualmente sólo se lograban en la capital.

Eso sí, nunca cerró el vínculo con Sevilla. Como explicó en una entrevista con J.L. Montoya para el diario ABC, «Sevilla no me olvida, y en ella estoy cada vez que puedo, aunque no todo lo que quisiera, porque el trabajo está en Madrid y hay que estar al lado del trabajo».

El Real de la Feria

Por ejemplo, en la Feria de Abril, cita ineludible para la artista (también el Rocío), tanto en el Prado de San Sebastián como en Los Remedios.

Siempre se paseaba por el Real como «toda una anfitriona», pues para ella era «una inyección de vida». En 1963 hasta grabó un programa de televisión que se emitía en Latinoamérica llamado «300 millones».

Marujita Díaz pasea en coche de caballos por el Real en la Feria de Abril de 2003

Marujita Díaz pasea en coche de caballos por el Real en la Feria de Abril de 2003

Con su traje de flamenca y canturreando «Mi jaca», Marujita recorrió en coche de caballos calles como Joselito el Gallo, Pepe Luis Vázquez o Juan Belmonte.

Lope de Vega

La última gran actuación de Marujita Díaz en Sevilla se produjo dentro del ciclo «La copla», celebrado en el Teatro Lope de Vega en octubre de 1993.

La folclórica ya había expresado su pesar por no haber participado en el espectáculo «Azabache», programado durante la Expo 92. En cambio, fue la encargada de inaugurar (junto a Paquita Rico) el show de canción española del Lope de Vega, en el que también participaron Marifé de Triana, Macarena del Río, Gracia Montes y Patricia Vela.

En 2002 acudió a Fibes como invitada del Salón Internacional del Caballo (SICAB), donde además entregó el Premio del certamen a José Gallardo, delegado del Distrito Este.