Triana está colmada de ciudades españolas. Aunque existen barrios de Triana por todo el mundo, en este caso, hay capitales que se han «asentado» en el arrabal. De norte a sur, basta con coger un mapa de España y hacer un recorrido a través de nuestra geografía sin movernos del afamado barrio sevillano. Pasear por sus históricas calles es transitar por nuestro país sin movernos de Triana, eso sí, a través del nomenclátor.

Alejándonos hacia el norte del país, la comunidad gallega está presente con las vías de Compostela y Coruña, aunque la que más presencia tiene en el arrabal es Asturias con Avilés, Covadonga, Oviedo, Gijón y el nombre de la propia comunidad. Bajando en el mapa geográfico aunque circulando por las calles de Triana, podemos «visitar» tres localidades muy peculiares e históricas de la provincia de Soria: Numancia, Termancia y Uxama. De ellas actualmente sólo queda el yacimiento arqueológico. Numancia fue una población celtíbera enclavada a unos siete kilómetros de la ciudad de Soria. Hace más de un siglo que fue declarado Bien de Interés Cultural.

Termancia, también una ciudad celtíbera, es un yacimiento que fue denominado según aseguran algunos estudiosos como La Pompeya española, ya que en el mismo se concentran vestigios de diferentes épocas. Su nombre originario fue Tiermes. La tercera ciudada celtíbero-romana que «alberga» Triana es Uxama, donde se encontraron importantes hallazgos arqueológicos. Hoy día es la localidad El Burgo de Osma.

Alejándonos sólo unos kilómetros de Castilla y León nos desplazamos hacia Castilla La Mancha en pleno barrio de Triana. Ciudad Real, Manzanares -un municipio de Ciudad Real- y Toledo nos descubren La Mancha «trianera». Sin olvidar la calle Castilla, que recibe esta nomenclatura desde el siglo XV, siendo el resto de la vía denominada como Rosario desde la aparición de la ermita del mismo nombre. «Desaparece esta nomenclatura en 1821 y Castilla adquire entonces su límite actual». Pero existen otros nombres que han estado relacionados con esta vía como la Alcantarilla de los Ciegos, de la Cal de Castilla, el sitio de Portugalete o el sitio de Zurraque.

Los valencianos tienen también su pequeño rincón en Triana con las localidades de Jalón y Requena. Ya en la comunidad andaluza, Aracena y Rocío dejan su huella onubense en el arrabal, mientras que Darro y Riofrío marcan la impronta de Granada. No podía faltar la provincia de Sevilla entre las calles de Triana: Coria, Espartinas, Olivares y Peñaflor dejan constancia de ello.

Fotografía: Pepe Barahona