Pedro hoy no ha podido vender pañuelos. En el semáforo que se aposta cada día, en la intersección de Juan Díaz de Solís con Rubén Darío, no han parado de lloverle entrevistas, fotografías y felicitaciones de numerosos medios de comunicación y vecinos. La expectación ha sido tal, que su mochila ha contemplado amarrada a una ventana el trasiego de periodistas y curiosos que buscaban al «héroe», al buen samaritano que hace unos días entregaba a la Policía una cartera que se había encontrado con 3.150 euros y cheques valorados en 13.000 euros.

Amablemente y con una permanente sonrisa dibujada en su cara, Peter Angelina, -Pedro-, repite una y otra vez la historia. «Yo estaba pasando y ví cómo se caía la cartera del techo de un coche. Me acerqué cuando se marchó y tal y como la cogí se la entregué a la Policía que pasaba por aquí», explica. No quiso entonces abrirla, pues su único afán era hacérsela llegar a la persona que la había perdido. «No pensé ni en coger el dinero, ni aunque lo hubiera sabido, porque a mí sólo me importa ser honesto y el amor de Dios», confiesa este joven procedente de Nigeria.

Pedro, el «héroe» de Triana que devolvió más de 15.000 euros perdidosSu sorpresa fue cuando, algo más tarde del hallazgo, un buen número de agentes de la Policía se personó en su lugar habitual donde este estudiante de Medicina intenta cada mañana buscarse la vida como mejor puede vendiendo pañuelos. «Querían agradecerme la colaboración y me comentaron que había una cantidad importante de dinero, que iban a llamar a su dueño, y que querían darme las gracias por lo que había hecho», añade orgulloso de su buena obra. Y es que este tipo de actuaciones, según destaca la Policía, «pone de manifiesto que la colaboración ciudadana es esencial en el trabajo policial para dar al ciudadano una respuesta rápida».

En el interior de la cartera, demás del dinero en efectivo y los cheques, había documentación empresarial de la persona que la había extraviado, un sevillano de 42 años que no ha dudado en agradecer en persona al que era hoy el hombre más buscado. «Ha venido a darme las gracias, quería darme dinero pero yo no quería cogerlo y finalmente me ha metido 100 euros en el bolsillo.», apunta.

Mientras se convertía en el centro de todas las miradas esta mañana, los vecinos de El Tardón no paraban de felicitarle. Su popularidad quedó patente. Pedro es conocido en todo el barrio. «¡Te tenías que haber quedado con el dinero Pedro!», le espetaban algunos. «Es muy bueno, ayuda mucho en el barrio, colabora con la Parroquia de San Joaquín, y lleva aquí más de 10 años, en el mismo sitio. Ojalá le salga un trabajo», comentaba una vecina. Además, este vendedor de pañuelos ya famoso en todo el país reparte también ilusión, pues cada año participa como beduino en la Cabalgata de Reyes de Triana. De momento, seguirá cada mañana viniendo a esta esquina, junto al que curiosamente se denomina, como si estuviese predestinado, «Núcleo Santo Ángel de la Guarda».