La ropa de abrigo aún se está desempolvando del armario con las recientes bajas temperaturas y ya comienzan a lucir los adornos navideños en las calles de la ciudad. Las camisetas de manga corta que se resisten a ser defenestradas hasta la próxima temporada contemplan el alumbrado que anuncia la inminente Navidad. Y aunque aún queden semanas para el encendido, en Triana calles como Pagés del Corro o la zona del Altozano disponen ya del tradicional ornamento.

A algunos trianeros no les sorprende la temprana fecha, pues ya el año pasado el Ayuntamiento de Sevilla la adelantó inaugurando el alumbrado navideño el 29 de noviembre para incentivar el comercio y el consumo. «Es cierto que cada año parece que lo montan antes, pero también se entiende que necesitan un tiempo para instalarlo en todYa es Navidad... en noviembreas las calles y por algún sitio tendrán que empezar», sostiene Ángel mientras pasea por la céntrica calle San Jacinto. «Ni nos habíamos fijado pero si es un reclamo para que la gente comience a comprar y haya movimiento, bienvenido sea. No creo que cause mucha molestia», añade su acompañante.

Juana lo ve precipitado. «¿Esto es normal? Aún faltan casi dos meses y ya estamos decorando. ¡Si acabamos de dejar la manga corta!», exclama al mirar las dormidas luces sobre el Altozano. Pepe difiere y afirma que «es una buena manera para que la gente empiece ya a comprar de cara a las fiestas, y a ver si así llega ya el invierno y de paso si se vende más, pues mejor. Si no cualquier año nos tomamos las uvas en bañador».

Precipitados del calor al frío, poco a poco comenzamos a imbuirnos de la Navidad, casi sin percatarnos. Y es que a tan solo unos metros, otra imagen da fe de esa controvertida convivencia. Una columna de humo se disipa entre los veladores en plena calle San Jacinto. Castañas y helados comparten espacio en el arrabal a escasos metros de distancia. El humeante puesto callejero de unas castañas «made in Triana» se convierte en parte de este paisaje intentando esquivar definitivamente las altas temperaturas. No hay más que cruzar el puente para advertir que también en el centro de la ciudad los comercios comienzan a hacer campaña, a promocionar las compras navideñas y a decorar los establecimientos con motivos de las cercanas fiestas. Y es que en noviembre… ya es Navidad.