«La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados», decía el escritor alemán Richter. Y por ello, el recuerdo se ha instalado en las redes sociales. Para no olvidar, para rememorar las vivencias, la infancia, las anécdotas, el colegio, las riadas, los corrales de vecinos, nació un foro online hace menos de dos años. Más de 5.000 seguidores y una única protagonista: Triana. El afamado arrabal se reencuentra con las generaciones del ayer. «Yo me crié en Triana». ¿Y tú?

Cuando José María Fuentes decidió crear esta página de Facebook, jamás pensó que sus posts tendrían tanto eco. Este trianero «puro» de la calle Alfarería fue uno de tantos que tuvieron que abandonar su lugar de origen y actualmente reside en la localidad de Mairena del Aljarafe. Pero no pasa un día en que no pise su Triana querida. «Aunque vivo fuera no desconecto de Triana. Durante unas vacaciones, por aburrimiento, decidí crear la página «Yo me crié en Triana» y cada día tenía más seguidores. Es rara la fotografía que no tiene comentarios. Recibo muchos mensajes, me piden documentación, intento ayudar en lo que puedo», explica.

Su hobby, como él lo califica, ha reunido en la red a amigos de la infancia y ha conectado a familiares distanciados. «Cada uno cuenta su historia y muchos se han reencontrado, es muy bonito. Igualmente me ha pasado a mí con amigos del colegio», apunta José María.

«Yo me crié en Triana», un foro para el recuerdo

Patio de vecinos en la calle Alfarería, imagen publicada en «Yo me crié en Triana».

Aquí Triana recobra su esencia concentrada en imágenes para la historia. Las retinas no solo de los trianeros, sino de todo aquel que desee conocer más sobre el arrabal de antaño, podrán contemplar estampas como las riadas en calle Betis, Pureza o Castilla, los cines desaparecidos o identificarse en alguna que otra instantánea. Aunque su creador, asegura, no pensó enfocarlo hacia la publicación de imágenes antiguas, bien es cierto que cada imagen suscita los comentarios de los internautas ávidos de la Triana del ayer.

«También publico cosas actuales. Tengo muchos libros, fotografías, también algunas las encuentro navegando por internet y otras me las envían. Pero la página es de todos, no mía. Como explico en ella, para todos los trianeros y amigos que quieran publicar», remarca.

La añoranza de la Triana que fue

José María señala que no obtiene ningún beneficio económico por esta página, y que elimina toda la publicidad que le insertan en su muro. «Es una afición, no quiero vivir de esto», comenta sorprendido por el éxito de «Yo me crié en Triana». Por su trabajo, comercial de hostelería, cada día regresa al barrio que le vio crecer.

«Ya no queda nada de la esencia. La plaza de Chapina, era única. Y ese cine Alfarería, las casas llenas de patios con macetas, eso se ha perdido ya. No tiene nada ver con la Triana de hoy. La gente cruza el puente buscando esa Triana y no encuentras nada», afirma.

Pero gracias a este foro, esa idiosincrasia toma fuerza a diario. Aunque confiesa que actualizar esta página de Facebook acarrea trabajo y tiempo, no ceja en su empeño de traer a la memoria cualquier reminiscencia de la infancia. A sus 52 años, José María aún recuerda cuando con apenas 11 años vendía con su padre pájaros cada sábado a las puertas de la plaza de abastos. Y la memoria le ha traído hasta aquí, uniendo experiencias personales de cientos de trianeros en «Yo me crié en Triana». Un paraíso donde el recuerdo jamás será arrebatado.