Evocadora, como el azahar, de la primavera que está por venir. La torrija, reina absoluta de la repostería de Cuaresma, pregona desde los fogones la cercanía de la Semana Santa. Hoy, Miércoles de Ceniza, cofrades y ateos levantan en las cocinas altares en los que dar culto a este manjar culinario.

Pan, vino, huevo, aceite y miel sacian a los paladares más sibaritas. Su receta, transmitida de generación en generación, sale de las alacenas al eco de «polvo eres y en polvo te convertirás». En cuaresma, la confitería La Campana es un sagrario más que visitar. «¿Ya hay torrijas?», preguntan a primera hora del día. «Sí, claro, hoy es Miércoles de Cenizas», responde una de las camareras de este clásico establecimiento.