Una caja. Seis caras. Ocho aristas. Y mucha imaginación. Unas sevillanas se lanzan al mundo del «hazlo tú mismo» con una idea que brilla por su sencillez: vender todos los elementos necesarios para hacer una manualidad y empaquetarlos en una caja. Al producto lo han bautizado como «Proyect» y los hay para todos los gustos.

Punto, aguja mágica, carvado de sellos, customización de camisetas, crochet o sushi. La variedad es amplia. Las cuatro mujeres, tres arquitectas y una publicista, que están detrás de «I do proyect», el nombre de la empresa, dejaron sus puestos de trabajo y se emplearon a fondo en esta nueva aventura basada en la filosofía del «do it yourself» (hazlo tú mismo). Una opción que cada día suma más adeptos.