Es el más antiguo de Sevilla y uno de los más añejos de Europa. ¿Alguna vez se han preguntado el porqué del nombre de la calle Feria? Esta vía sevillana debe su nomenclatura al mercadillo de los jueves y no al contrario. Su existencia data del siglo XIII, antes de que la Parroquia de Omnium Sanctorum se erigiera en su actual enclave ya se mercadeaba allí. Hoy cuenta con la protección municipal y el agrado de vecinos y turistas.

La normalización en seguridad y limpieza de los puestos del mercadillo de la calle Feria ha conseguido que vecinos y comerciantes empiecen a ver en esta tradicional cita de cada jueves un reclamo turístico del que sacar partido.  «Es un polo de ventas y un punto de atracción en la ciudad», explica León Urtrecho, asesor jurídico de la Asociación del Mercadillo Tradicional de la Calle Feria.