Se vende y se cambia. La mercancía: monedas, billetes y objetos que hace años que dejaron de ser cotidianos. El mercado del Cabildo se convierte cada domingo en el centro del coleccionismo en Sevilla. Un sector que ha caído por culpa de la crisis pero que aguanta los malos tiempos aferrado a la historia.

Cuanto más rato, más caro. Aunque lo realmente extraño es encontrar compradores en este mercado que ocupa la semicircular plaza del Cabildo. En pleno centro de Sevilla y a apenas unos metros de la Catedral. Por los tres accesos, la Avenida de la Constitución, la calle Almirantazgo y Arfe, se mueven coleccionistas llegados de Sevilla y la provincia. Todos con la intención de completar su colección de numismática o filatelia.